XMAS NIGHT

Temprano por la mañana, un rayo de sol irrumpe mi sueño. Era Aristo, que muy inteligentemente, aprendió a mover el blackout de la habitación para que despierte. Segundos después, vuelvo a la vida y actualizo mis coordenadas espacio-temporales: "Hoy es 24/12 y estoy a horas de festejar una nueva Navidad".

Me propuse tener un día muy tranquilo, y para eso, me preparé con tiempo. Ensaladas, tuppers y bolsas de horno con contenidos varios, estaban listos en la heladera desde el día anterior. No había mucho por hacer, más que prender el horno y organizar la mesa, que dicho sea de paso, estaba lista desde la tarde.

Y el motivo de mi calma reside en que todos los recuerdos de mis Navidades pasadas, están marcadas por el caos. Siempre hay un miembro de tu familia que enloquece porque el salpicón de ave le quedó mal decorado. Otro, desespera porque no llegó con los regalos y se le va la vida en eso. Siempre hay alguna amiga que te invita -y vos vas por puro amor- a la noche de los shoppings a comprar cosas que no necesitas, enredada entre gente desesperada, bullicio, música y ajetreo. Y si bien en algún punto todo ese lío es gracioso, hay momentos donde uno decide apartarse: Ahí es donde yo estoy ahora. 

En fin, llegué más que a tiempo, cómoda, tranquila y descansada. Pasó la noche, pasó la primer fiesta y el balance es más que positivo. 

Continuando con el tema, pero desde el costado material, les muestro mis regalitos de Papá Noel:
  • Mi mejor amiga, me quiere organizada porque me regaló una agenda de Monoblock y lapicera con forma de gatito. Adorable 
  • Yo me quiero perfumada, porque me regalé el Sí de Armani. Pruébenlo, es una locura. 
  • Mis suegros en potencia me quieren buena ama de casa, porque quieren que les sirva bebida fresca, porque me regalaron una hielera.
  • Muchos que no me conocen me quieren "azul como el mar azul ", porque me llovió un vestido hermoso de Mundo Diseño y un sobre/bolsito de mano en el mismo tono. 
  • Moreno/Echegaray también me quieren, porque dejaron que estrene un collar divino que compré por ebay. 
  • Fight For Your Right, me quiere requete canchera, porque me mandó una gorra divina para que use en mi HAT LAB. 
  • Class Life me quiere en tarlipes, porque me regaló un conjunto de baño que cambié por un vestido de hilo precioso color gris con flecos (si, yo cambio todo) y Getien me quiere adulta, porque con el camisón que me hizo llegar me da a entender que madurar es dejar de usar remera y bombacha para ir a dormir.
CAMISA Y SHORT A LUNARES / VER  -  GUILLERMINAS ROJAS / De por ahí. 


















































HAT LAB: Capelina

Sombreros y gafas, dos accesorios controversiales. ¿Qué hacen que llaman tanto la atención? ¿Será la curiosidad de saber quién está -realmente-detrás de ese par de gafas? ¿Será que intimida no poder reconocer quién es ese otro? 

Después de haberlo pensado mucho, decidís salir al mundo con tu nuevo sombrero y gafas puestas. Te sentís una reina, pero la calle no piensa lo mismo: te miran. Chequeas en el reflejo de una vidriera si tenes puesto un sombrero o una maceta; tal vez te equivocaste de accesorio. Pero no, sos vos y un simple sombrero. En algún momento, te replanteas el sacártelo, y para cuando llegas a tu casa, ya lo tenés escondido en la cartera. "Es demasiado", alguna de las respuestas que te dan. Digo yo, ¿demasiado qué?. ¿Demasiado distinto al resto? ¿Demasiado según qué parámetro? o ¿Demasiado yo?. 

 Salir al mundo como se tiene ganas, sentirse bien con uno mismo en un presente repleto de exigencias...¡qué más lindo qué eso!. Entonces me propongo romper con el miedo, y a modo de laboratorio, se me ocurrió someterme al "HAT LAB". Voy a incursionar en el mundo de los sombreros, caps, y accesorios varios, para ser demasiado yo. Arranco con las capelinas. La mía es de Las Penélope y la usé junto a este vestido largo en algodón rosado de Ver. Un par de chatas, cartera que acompañe esta onda medio bohemia, un buen collar y listo. Por si tienen dudas, les dejo algunos looks bien chochos para que se inspiren.

¡Me encantaría que se sumen al HAT LAB! Por eso, las invito a que me manden un mail con sender: "Fotos con sombrero" a comomequeda@gmail.com, hasta el Viernes 3 de Enero. Vamos a publicar los mejores looks y la ganadora se llevará un premio de la casa. ¿Qué les parece?

¡Les deseo una Feliz Navidad!
Con amor, 
Natu. 
                                                                                                                                                           

JT INC.

Acostumbrados a circuitos poblados de locales, costaba entender qué hacíamos en un taller industrial. Es que diciembre, nos invitó a conocer el nuevo bunker creativo de JT, pero... ¿es un laboratorio, una fábrica o todo eso junto? Interesada por tanto revuelo, una señora muy curiosa se acerca y pregunta: "¿Qué está pasando acá?. Claro, no entendía que su barrio, Villa Crespo, es ahora  la nueva frontera del diseño.

El espacio JT, se ubica frente a la cancha de Atlanta, una especie de humorada por parte de Jessica hacia el cliché palermitano. De estilo minimalista, donde impera la frescura, el aprovechamiento de la luz y espacio, este local es algo muy parecido a un taller, un desarmadero o el  lugar donde las ideas se materializan en prendas que se superan a ellas mismas. 

En cuanto a la colección, cueros intervenidos, texturizados, en colores negro, óxido y blanco. Siluetas lánguidas, etéreas, donde gasas, recortes y volúmenes abundan. También transparencias.
¿Nuestro elegido? El saco "careta", de canvas y glitter. Un guiño que la diseñadora nos tira a interpretar. 
El bunker JT tiene lugar en Humboldt 291, entre Murillo y Muñecas. Abierto a sábado. De 10:30 a 19:00

Simple y esencial, tal cual ella. Jessica Trosman vuelve a lo básico, su barrio. Ahora es JT.

The Clutch

Son las 15:00 hs. Voy camino a conocer el  nuevo showroom de Helena con H, y como siempre, llego tarde. Bien preparada, con cámara y preguntas listas, toco timbre y espero. Me recibe Natali, una de las diseñadoras de la marca, junto a su incipiente panza de 6 meses. Aunque hace mucho calor, ella está radiante.

Desde hace dos semanas que  Helena con H estrena nueva dirección en su showroom de Amenabar 1870, 2do "A". Con cuatro colecciones en su haber, la marca promete saber cómo contentar a todas. Desde bolsos estilo maletín, hasta las más elegantes carteras, todas merecen atención. Nada más que cuero, con texturas y tonos que van del clásico negro hasta un espectacular dorado con tintes rosados, cada colección es exclusividad asegurada porque sus modelos nunca se repiten. 

Paula y Natali eran compañeras de la facultad. Estudiaban Economía Empresarial, aunque también se capacitan en diseño y asesoría de imagen. Un día -ese día-, decidieron alejarse del mudo empresarial para construir el deseo de muchas: Tener lo propio. "No fue fácil porque sabía que resignaría la comodidad de un sueldo fijo, pero cuando tenes este espíritu emprendedor y apostas a que te vaya bien, tenes que jugártela. Yo preferí arriesgarme", decía Natalí al recordar sus primeros pasos en el emprendimiento.

¿Qué lugar tiene la tendencia en Helena? "Siempre que empezamos una colección, miramos páginas y blogs de afuera. Ahí, nos ponemos a pensar cómo adaptar esas tendencias el estilo de Helena, porque nos interesa respetar nuestra imagen", asegura Natali. Hoy, a dos años de su lanzamiento, la marca ya está ideando nuevos diseños para Invierno 2014.  
Helena es con H, porque les gusta aclararlo. Lo que no necesita ser dicho, es que estas dos amigas llevan adelante un sueño compartido hecho producto, donde diseño, terminación y exclusividad son la sustancia.

Lo mejor: mencionando a Comomequeda o usando el código HCHCMQ en compras online, obtienen un 20% de descuento. ¡Aprovechen!

Chillin´

 Ahora, me veran endurecer lentamente a causa del frío; beanies, pashminas y medias gruesas asoman. "Manito", es la contraseña que acciona el modo "Calefacción sustentable", léase, manos unidas que comparten un mismo bolsillo, con la intención de darnos un poco de calor.

Paso previo por Sturbucks -como todas las mañanas-, arranca la caminata multidestino por Soho, barrio del cual sólo sé ésto: "Es la topetitud de las grandes marcas". Eso recordé, al entrar en Miu Miu mientras tarareaba:"De Chiquilin te miraba de afuera...". Dolía, dolía mucho. A excepción de las gafas, que rondan los $2500 -convertido-, todo lo demás era obsenamente incomprable. Seguir soñando.
Y claro, ahí estaba todo lo mejor: MJ, Wang, Balenciaga, Lang, SM, Miyake, Marant...

Pero lo siguiente fue peor. Vintage, pero vintage con mayúscula y "V" de VamosQueNoTeDaLaTarjeta. 
Cuando pensé que ya lo había visto todo, llego a NY INK. Tengo una imagen que documenta el momento, pero entre la emoción y sorpresa, mi cara mutó en algo parecido a un ataque de risa. Averguenza mucho.
De vuelta al hotel, visitamos la juguetería de mis sueños: Guitar Center, no por las guitarras, sino las baterías. Nuevamente, mi compañero traficante de datos, dice: "¿Sabes que las podes probar?" Y bueno...hice lo propio. Era feliz.

Ya de noche, nuestro cuerpito pide descanso, pero a la vez había que celebrar tamaña caminata -unos 20 kilómetros-. Ahí nos fuimos, destino a East Village, donde nos esperaba Milon, un pequeño resto atestado de epilépticas luces y deliciosos pero picantes platos típicos de India/Pakistan. Divina la descripción, ¿no? Más lo es que el curry las traicione y tengan que pedir una buscapina en inglés; no fue sencillo creánme. 

¿Quieren nuevo sorteo? Scroll down maníatico. ¿Quieren resultado del anterior? También
¡Nos leemos el viernes!
Natu.

FRÍO. No alcanza la ropa. FRÍO

Thrift Shop

¿Qué es un THRIFT SHOP, además de uno de los mejores temas de Macklemore & Ryan Lewis? Organizando el viaje hacia NYC, y en busca de direcciones vintage por visitar, me encuentro con este dato: tiendas interminables donde, por pocos dólares, te llevas de todo¡Sonaba divertido averiguar de qué se trataba!

Google me ofrecía un par de nombres: Goodwill, Bacon´s Closet y una tienda en West Village, cerca de la iglesia St. Luk. Sigo investigando. Dos YouTube reviews más tarde, sirvieron para entender que algunos recurren a los Thrift shop como alternativa frente al cambio de tendencias. El planteo es: no tendras un overall de diseñador, pero sí uno que se le parezca. A buscar. Entonces, sería un lugar con ropa usada, al parecer, en buen estado. Ni tan vintage, ni tan vieja.
Ya en NYC, emprendo la primer visita. ¿Me encontraría con una especie de galpón repleto de ropa vieja, estilo Saladita de JP? Tenía otro dato: la mayoría de los Thrift Shops se encuentran cerca de las iglesias ¿Entonces, serán donaciones? Al mismo tiempo me preguntaba qué estaba haciendo ahí cuando tenía todos los H&M a mi merced. El vintage me tira.

Paseando por Brooklyn, doy con Bufalo Exchange. Acá compro mi saco azul de soldado, campera en denim con maxi parche, entre otras cosas que les mostré en ESTE video. Lo bueno de este lugar es que podes llevar lo que no usas más y canjearlo por cupones que te permiten comprar prendas nuevas. 




VINTAGE DELIVERY. EN BROOKLYN, LA CALLE ES UN LOCAL.
Bacon´s Closet, híbrido entre Thrift Shop y Vintage Shop. Encontras ropa vieja (de 2 a 3 temporadas atras), algo de vintage, ropa nueva, accesorios y algunas carteras de diseñador. No era lo que buscaba.




Goodwillparecía prometedor, hasta que entré. Mucho de todo, mal seleccionado, feo, sucio, roto, en fin. Mi compañero de aventuras, odió cada minuto que le hize padecer en ese lugar. Mientras, quien les escribe, intentaba encontrar algo –aunque sea- que valiera la pena. Pude dar con una falda, alguna blusa que otra, pero definitivamente, no había vintage. Lo peor? Los precios no eran tan bajos como para que todo lo anterior pase desapercibido. Sin mucha esperanza, encaro hacia el probador. Entre el cansancio, olor, calor y la bronca de saber que ya estaba perdiendo tiempo, me arrepentí y desistí: dejé todo como estaba y escapamos hacia la salida. No había con que rescatar este lugar. 







El día terminó en Top of the Rock, y en resumen, puedo decir que los thrift shops son la versión argentina del vintage. Poca ropa antigua (si encontras) y mucha de la vieja. 
Vale la pena entrar y revolver, pero a Goodwill no voy nunca más. 
Cada tienda está linkeada a su página web; si quieren más datos solo den click en los enlaces.

Otro tema: sigue vigente el sorteo por las plataformas. Sorteamos mañana. Las que todavía no hayan participado pueden hacerlo acá

¡Nos reencontramos el miércoles!
Con amor, 
Natu.

CAP TREND

Hace poco me animé a usar gorra, cap o como lo quieran llamar. Me cuesta acostumbrarme porque siento que en la calle la gente me mira mucho la cabeza, como si tuviera algo raro. En fin, si les pasa como a mi, y tienen intenciones de darle una oportunidad a este accesorio, aquí les dejo un par de imágenes que las pueden inspirar. 
No se olviden de participar del primer sorteo de Navidad que tenemos para Uds. Pueden hacerlo siguiendo este link. SorteoNavidad

¡Que tengan buen fin de semana!
Natu.

Chaleco/ Forever 21 - Camisa/ Vintage - Short/ Vintage - Botas/ e-bay - Cap/ H&M  - Gafas/ Aldo

Got art?

Quiero continuar este recorrido virtual por NYC sin que se aburran y de la forma más informativa posible. Adoro poder compartirlo con ustedes, y si puedo dejarles algún dato que les sea de utlilidad, mucho mejor.

 El día siguiente a nuestra llegada, decidimos visitar museos y aquellos sitios "quenotepodesperder". Primer parada: Estatua de la Libertad. Llegar a ella es muy sencillo. DesdeWallstreet, caminan donde las deja el subte, con destino hacia la estación del ferry que va a Staten Island. Un paseo de media hora -gratuito- en el que van a  disfrutar de un viaje muy placentero mientras ven la famosa muchacha de la antorcha.

La tarde fue para el MET (Metropolitam Museum of Fine Arts) y así comenzó nuestra primer visita, porque una sola no alcanzó. Mi experimentado compañero de viaje -prestar atención- me comenta que la entrada puede ser casi gratuita. O sea, vale unos $25 dólares, pero podes ingresar pagando un bono contribución de lo que sea. Así decidas pagar $1 dólar, con eso, ya estás adentro. 
El MET es increíble, magnífico, inmenso. Nunca una sonrisa se mantuvo en mi cara por tanto tiempo.  Parálisis de felícidad, porque amo los museos. Soy la que lee todo, la que se queda inmóvil ante cada obra, la que recorre todos los detalles que pueda obsevar. Por el contrario, mi compañero, hacía viento de lo rápido que le pasaba a, por ejemplo, un Rembrandt -intolerable-. Si esto les sucede, con mucho amor, pueden invitarlo a  que cómodamente descanse en uno de los tantos banquitos de madera que hay. Yo hice eso. No me arrepiento.
También fuimos al MOMA (Museum of Modern Art)...¿qué decir? No sé si volvería. Lo tienen que visitar, claro, aún más si son fanas del arte moderno -evidentemente no es mi caso-. La entrada tiene un valor de $25 dólares, si mal no recuerdo, pero nuevamente otro truquito: hay viernes de free pass. 
Por último, si bien coronamos el recorrido con el Brooklyn Museum, me quedé con ganas de conocer el Guggenheim y Withney (me perdí a Robert Indiana) Tomen nota todos los que estén por ir, porque hasta acá, se ahorraron $70 dólares conmigo, ¡vamos bien!.

A continuación, catarata de imágenes, y sobre el final, una sorpresa recompensa para los que me lean.
¡3,2,1 y ahí va!