LABELS & US

Hoy me desperté con ganas de contarles que de chica era bien marquera. ¿Qué es ser marquera? Dejarse llevar por la pavada de pensar que, al comprar una marca, te convertís en el ser humano más cool del planeta o que, para peor, te sirve como objeto de pseudo ascenso en la escala de movilidad social. Cualquiera. Bien a lo Bling Ring. Y esto, en la adolescencia, es muy común; transitarla no es sencillo. La necesidad de pertenecer a un grupo es muy fuerte, dado que la identidad de la persona aún está en proceso de construcción. 

Lo curioso es que, en algunos adultos, se encuentran restos de esta costumbre-conducta -muleta de comprar cuanta cosa sea de "tal marca", y esto me resulta, como decirlo, un poco bastante liso. Es la actitud de quien quiere un problema resuelto, de alguien poco fiel a si mismo. Y, para que se me entienda mejor, hablo de los fanáticos marqueros, incluyendo en este grupo, tanto a los que tienen liquidez como a los que a duras penas cuotifican una pseudo felicidad. 
En una palabra, no hablo de cómo se usa el dinero bien ganado, sino hablo de algo más primario: la falta de conformación del estilo propio y la renuncia a crearlo sostenido por un aparato marquero que nos resuelve, simbólicamente, todo lo que debemos ser. 

En este blog me encargo bastante de hablar de estilo sin decirles qué es el estilo para mi. Partiendo de la premisa de que mi segundo idioma es la moda, mi estilo es mi Yo, y se exterioriza, básicamente, en una imagen que sublima aspectos de varoncito con guiños de señorita. En mi guardarropas conviven los tiros altos y las faldas vintage; llamame arriesgada. Mis zapatos preferidos son las guillerminas, pero los borcegos me pueden; llamame cómoda. Adoro probar nuevas tendencias y siempre busco la salida vintage del tema; llamame habilidosa. Amo los sombreros, tengo miles pero siempre uso el mismo; llamame fiel. ¡Esa soy!

Por lo anterior, es que confío plenamente en la posibilidad de identificar perfiles estudiando el estilo de las personas. Y, volviendo al tema, acá, lo mejor que te puede pasar es hacerte cargo de quien sos. ¿Nunca les pasó de sentir que ese vestido no iba ni un poco con quienes son? Si lo sintieron -y se lo sacaron- las felicito; eso es muy bueno. Estén muy atentas al encuentro con esas sensaciones 

Y agrego, si tanto cuidamos la manera en que nos presentamos ante el otro, ¿qué pasa que no nos damos cuenta de la importancia simbólica de nuestro vestido? ¿Qué pasa que preferimos ponernos lo que nos dicen que debemos usar? ¿Qué pasa que necesitamos marcas para sentirnos reconocidos? ¿Qué pasa que no podemos vivir de nuestro actual placard y tenemos esta necesidad reincidente de renovar todo el placard anter cada cambio de temporada?
Realmente, ¿es tan grande el riesgo de ser quienes realmente somos?

No seamos sujetos -a las marcas-, seamos personas. 

Besos, 
Natu 


Short Vintage - Botas de hace mil años - Camisa Orb - Remera GG



ARISTO NO SE HACE PROBLEMAS; EL ANDA EN PELOTAS.




No se olviden de chequear el nuevo curso de MASD, nuestro TALLER DE BLOGS. 
Comienza el 15 de Abril 
Toda la info y temarios AQUI

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Aristo amor infinito!

Danisa Ayala dijo...

vos sos una genia y Aristo es lo mas :)

Marie L. dijo...

Es bien cierto lo que decís, sucede (creo) que no siempre se tiene la seguridad como para exteriorizar lo quesomos y recurrir a la marca, a lo "aceptado" puede ser una solución más fácil. A propósito, aprovecho para agregar que estoy un poco cansada de los blogs que solo son marcas y marcas, un constante canje. Me parece horrible, el tuyo no es así, y por eso, por lograr eso, te felicito.

En Viaje dijo...

Natu, me encanto tu reflexión y la comparto. No soy marquera sino que busco prendas que se sumen a mi estilo y tengan buena confección en relación a su precio comercial y el uso que les daré. Muy buen look y Aristo ya tiene club de fans!
Saludos!
Ana

Alejandra dijo...

Muy buen post Ntu! Y Aristo es un encanto :)

Anónimo dijo...

se pone pantalones tiro alto y faldas vintage!!! uuuuuy que arriesgadaaaaa!!! hueca

LasPalabrasJamasAlcanzan Blog dijo...

Confieso que yo tb, uno erróneamente se sentía pertenecer no sé a donde! ja
Buena reflexión, banco a pleno este post!
besos reina

Es demasiado para mi dijo...

Creo que todos pasamos por ese ciclo, pero como tal tienen que tener un cierre, claro que eso esta en la madurez mental de cada uno! Y es tambien encontrar el propio estilo, que no te importe que te miren o que no te miren... simplemente ser vos mismo!! Muy buen post! Besote

Mar dijo...

"Aristo no se hace problema, anda en pelotas" JAAAAAAA! Me hiciste reír, genial el post!
Besos

Anónimo dijo...

Me paro y te aplaudo Natu! No soy blogger, pero sí estoy pendiente que escriben y etc. para ver los valores y de que forman transmiten a nosotros/as lectores. Desde ya en el ''mundo de la moda'' es difícil no caer en lo de la marca (lo pasé cuando era más chica)o ese tipo de clasificación de los estatus, lo cual es un horror! Pagar una prenda por calidad me parece bien, pero por marca es patético y más cuando lo ves en algún otro local por la mitad de precio. Por suerte últimamente veo un fomento más sobre las ferias vintage o americanas, aparte que encontras prendas únicas.
Rocío