All about Wang


Tiene 30 años, pero parece de menos. Sobre sus espaldas la responsabilidad de liderar su marca homónima, casa que factura millones por año. Es director creativo de Balenciaga, niño consentido de Anna Wintour, uno de los diseñadores más premiados, y ahora, estrella de la nueva colección cápsula para H&M. Claramente, Alexander Wang es talento puro.

En palabras de la Dama de Hielo "La moda tiene algo que pone nerviosa a la gente", y cuando me enteré de esta colaboración, no sentí nervios sino desesperación y compulsión por tener algo de él. Y ese es el objetivo, acercar prendas de diseñador a un segmento más low cost, digamos. Me tenían donde querían...

Hasta acá, todo muy lindo.

Antes de seguir con mi review, quiero decir que amo tanto a Wang como H&M, pero no puedo dejar de compartir con ustedes que, a mi criterio, esta colaboración (por lo menos en este hemisferio) fue un fail, y no hablo desde mi subjetividad, voy a plantear realidades súper objetivas, como para empezar, que aquí en Chile nada está "sold out" aún.

- El estilo de Wang no es para todos, menos este costado deportivo que decidió explotar al máximo, dejándome con ganas de ver la síntesis Wang, una opción mucho más inclusiva que esta fijación por mandarnos a todas al gimnasio.

- Es claro que el cliente H&M no está acostumbrado a esta "tipología Wang" (formas orgánicas, amplias, géneros de estructura como el neoprene, oscuros que abundan, estética minimalista) pero eso no es lo más grave: dejó afuera a más de uno con sus talles y elección de prendas.


Qué había para comprar y porqué no compré nada. 


  • Tops deportivos que llegaban a un tímido M (me los probé y me apretaban muchísimo; peso 58 kilos)  
  • Vestidos de neoprene (sólo para mujeres pequeñas) se presentan en 3 modelos con alguna que otra variante y hasta el talle 40 (en realidad no importaba el talle, porque por más que te ofrezcan un 48, ¿quién se atreve a meterse ahí?)
  • Remerones largos que podían ser usados cual vestido (mi intención) En el probador me di cuenta que era lo mismo que estar usando una remera muy grande de mi hermano. Ni hablar que si tenes un par de kilos de más te convertís en la carpa del circo Rodas. 
  • Crop tops de algodón (muy poco Wang) que parecían sacados del once, con la excepción que decía "Wang" por donde busques. 
  • Buzo tipo crop top (lo que fui a buscar) en un algodón bien grueso, con bastante rebote, buena confección pero de hombros inmensos que dibujaban en mi una suerte de joroba, al mejor estilo Quasimodo. 
  • Calzas, para las que tengan buenas piernas y quieran convertirse Wang promotoras, porque, nuevamente, de principio a fin, su marca estaba allí.
  • Abrigos, claro, porque no es una colección pensada para el hemisferio sur,  pero veamos el lado bueno, si sos previsor y te sobra sueldo, podes hacerte de una señora campera.
  • Accesorios (sí, desmembraron la marca, faltaba el papel higiénico Wang) Desde llaveros, toallas, guantes, beanies y muchas cosas que normalmente un ser humano no necesita (pero es Wang, wow)
  • Calzado. No pregunté el precio, pero algunas botas parecían prometedoras. 
EL BUZO QUE COMPRÉ






A continuación, y a mi criterio, la única prenda ponible que representaba la esencia Wang, su pasado y presente.




Su valor era de $80.000 pesos chilenos, eso es unos $142 dólares y acá es donde pienso: ¿por una diferencia de 100 dólares, ¿no conviene tener un Wang original?

Veamos otro ejemplo.

A la izquierda, uno de los vestidos emblemas de la colección a $149 dólares vs un real Wang a $250. La diferencia es realmente pequeña. ¿Uds qué prefieren?



Pero hay más. Quiero que vean cómo se usa esta colección en mujeres no atléticas, sino NORMALES. El Huffington Post te acerca una review muy interesante invitando a sus editoras a usar algunas de las piezas y esto es lo que resultó:

IZQ: NO ENTIENDO SU FELICIDAD / DERECHA: ME DAN GANAS DE ABRAZARLA, POBRECITA.

IZQ: SE PUSO LA REMERA DEL MARIDO / DER: YA NO SÉ QUÉ DECIR

IZQ: LA VERSIÓN MR. MÚSCULO PERO EN MUJER / DER: PROMOTORA WANG


Pero, ¿qué es exactamente lo que pasa? Es un caso de locura virósica que se propaga y ciega por completo al consumidor dejando de lado el criterio de compra y la tarjeta en rojo sólo por una marca que, en algunos casos, realmente se conoce (me encontrado con posts nombrando a Alexander Chang; lo juro) ¿Será que el contexto de "edición limitada" enloquece y compulsa a querer tener lo que sea dejando de lado cómo nos queda y lo que realmente nos gusta? Olvidamos nuestro estilo, nuestro gusto, nuestras anteriores elecciones sólo por tener "algo" WANG.

Habiendo elegido mi compra, emprendo rumbo hacia la enterna fila para pagar mi buzo. Tan larga era que el tiempo de espera me ayudó a pensar mejor. Habiéndome probado el buzo, y sabiendo que no me quedaba muy bien, ¿qué estaba haciendo ahí? Sí, es Wang pero no es Natalia. Y lo dejé.

Los invito a todos a pensar mejor.
Mientras tanto HM y Wang están eternamente agradecidos por nuestra ceguera.



12 comentarios:

YO, VIVI dijo...

Perfecto tu planteo! me reí mucho con tus comentarios de las fotos. Saludostes!

Delfina Savoretti dijo...

Clap, clap, ¡gran post!
Yo hice una review hace unos días pero solo desde lo que se podía ver online, me parece genial tu experiencia tocando las prendas y viéndolas de cerca.
Y ese último resumen de las editoras del HP usando las prendas es genial.
Besos!

Karen g dijo...

Te felicito Naty por ser de las pocas que hacen un review en serio! En USA creo que lei solo un blog que no aplaudio (pero no critico tampoco) la coleccion.
A mi en lo personal me defraudo muuuucho, con tanto bombo y platillo q le venian haciendo. Ahora q vi que no voy a comprar un wang low (?) cost me comprare algo original (en sale obviamente) besos!

agustina dijo...

Gracias por este post!! Estuve fumandome toda la semana ver las cosas horrendas que se compraron muchas de las bloggers que sigo, y como decis vos "es Wang pero no Natalia" el estilo tampoco encaja con muchas de las otras personas que suelo seguir.
La verdad no entiendo como no lo ven, seguramente sea esta locura de tener algo sin Wang sin saber ni quien es, que hace a pesar que no te termine de convencer.
Te felicito por no haber caido, y darte cuenta en la caja que no iba con vos, con esa plata comprate algo mas lindo y que te identifique :)
Saludos!

Romina dijo...

Me encantó tu articulo. Soy de santiago y no me he animado a ir por que creo que no es para mujeres reales...yo no soy gorda peso 68 k y mido 1.75..y despues de ver las fotos mas decepción aun...solo po tener algo wang no gracias. Muy rica tu reflexión.
Cariños!

Ingrid Salazar Bustamante dijo...

Me gustó mucho tu planteamiento. Quizás tengas razón y la gente se precipita comprando sin ni siquiera probarse y decidir si les queda bien o mal :)
Muy chulo tu blog
Si quieres pasarte por mi blog estaré encantada :)
http://inbemasquemoda.blogspot.com.es/

La Tonta the Taylor dijo...

ajajaj me encanta.
yo no compré nada porqué la verdad parecía ropa haciendo apología del gimnasio. Un horror todo. A mi me parecia IMponible.

A ver si vuelven colaboraciones elegantees o divertidas como Lanvin o mi querida Anna dello Russo...

Juli Barado dijo...

Me encantó el post! Al igual que la colección cápsula de Isabel Marant de hace unos años, ni habia casi diferencia entre el precio de algo original al de h&m. Besos!

nighart hunters dijo...

genial tu post! Lamentablemente este mundo para muchas no se trata de vestirse bien sino de usar diseñadores/marcas reconocidas

Yanina Moreno dijo...

GENIAL!! Me encanto. Bien apuntado, no olvidemos nuestro estilo!

Yanina Moreno dijo...

Genial. Me encanto ! Bien apuntado eso de no perder nuestro estilo.

tomas dijo...

Iniciando a puro punto.
Me gustaría ver la temporada del tejido, las colecciones puestas en pasarela en las grandes capitales de la moda. Esta nueva tendencia lleva tanto en clave total look como apostando por una sola prenda XL como en menores talles, sweaters largos, vestidos tejidos y sacos amplios. Excelente colección, saludos.
http://wearemoksa.com