Breathe and Reboot

Ok, esta blogger está en crisis. Prepárense para un post muy egocéntrico, porque hoy no hablo de moda, no les informo nada fancy, ni les enseño cómo doblar remeras. Entonces, si quieren leerme, se toman un té -helado mejor, que nos derretimos- y nos encontramos en la comodidad del lugar donde estén. 









El punto es que no quería ni asomar nariz por acá. 

Hace poco le contaba a mi amiga blogger, Anto Tejerina, lo aburrida que estaba de mi espacio. Ella, chocha, acaba de reestrenar el suyo (Adorostyle.com) con pitos, matracas, bombos, platillos y toda la bola; le quedó de pelos. Y claro, mono ve, mono quiere. Entonces, vengo pensando esta idea de: "¡Voy a renovar mi blog, y ahora sí voy a tener más ganas de escribir y de contarle al mundo whatever me venga a la mente!" Y no. No creo que esa sea la solución. 

La cuestión del asunto es bien simple de explicar en un "Dejé de encontrar interesante lo que tengo para decir" Ojo ¿eh? No ando con la depresión post blogger, es más bien abulia, como que no tengo calorías en el cerebro, se me gastaron. En fin...

Entonces, tomo coraje (cualquiera) y decido mirar los comentarios, así como quien va a terapia de grupo y da "el primer paso" (cualquiera II) Los cuento; 43 almas abandonadas en tiempo y espacio
-ahí viene la culpa, la siento... la siento- y la verdad que no los entiendo. Digo, no los entiendo porque me olvidé qué es lo que hace a éste blog ser leído, y les agradezco que me lo recuerden, pero me olvidé yo y no me lo creo más.

Entre tanto blog dando vuelta, buenísimos, pésimos, regulares, copy paste, graciosos, de todo un poco, me pregunto, ¿para qué y porqué van a leer el mío? -les dije en serio que tengo blogger crisis- o sea, ¿me explican? ¿Qué cono les importa si cubro los Golden Globes si lo ven en cuanto "#PiruloBlog" encuentran? Para peor, lo encuentran de primera mano y en mejores sitios que un blog, con mejores imágenes e información de sobra. Entiendo que es la forma y en el cómo se comunica donde, tal vez, arranque mi posible respuesta. Sí, comprendo que se proyectan desde la palabra y hacia una situación que, quizás, les suene familiar y encuentran en quien les escribe una suerte de "compa" que anda sintiendo lo mismo, y lo dice, cuando otros no pueden. Bueno, fair enough. Eso ni siquiera es una línea editorial, es como soy yo...que...es aún mejor... ¡Genial! Me acabo de dar cuenta que no estoy tan mal como pensaba. 
¡Una para el pueblo!  

Tema aparte es -y al que le quepa el sayo, que se lo ponga- la mediocridad de los blogs, qué, déjenme decirles, la entiendo y explico aquí: mucha información + imitación + somos humanos= enajenación de contenidos. Es bien fácil caer. Miles pueden decir que este blog es / fue / será mediocre, yo les digo que si paro es porque no quiero que lo sea, y con esto refuto de antemano cualquier posible acusación (Haters gonna hate, please... no intenten, sin ofenderlos, pero les estoy sacando la lengua muy a lo infante en este momento, muy)

No tener un desafío es gravísimo y eso es lo que pasa acá. Tener un blog para replicar contenido, para hacer "lo que el resto", para traducir notas del ingles al castellano -flaca, dejá de ser blogger y ponete una agencia de traducción que te va mejor-, es el bus que te deja en Mediocrilandia´s Park  non stop y, para eso, prefiero quedarme en casa, sacar a pasear al perro o depilarme la ceja izquierda.     

No, no quiero ni voy a cerrar este blog, sólo que estoy redefiniendo para qué les escribo, qué les quiero decir, cómo, cuándo. Me lo debo, se los debo. Tiempo.

Así que...¡hasta nuevo aviso! Me clavo un "Let it go" de Frozen y nos leemos pronto, tal vez.

Bisus,
Natu.



Pd: Ah! Me pueden seguir por instagram en @natuarenas, ahí sigo haciendo de las mías también.